viernes, 13 de noviembre de 2009

Paradojas de la comunicación

Anoche recibí una invitación a Google Wave. No voy a perder el tiempo explicando qué es porque Google lo explica ya bastante bien y porque confío en que dentro de poco todo el mundo lo habrá aprendido conmigo o sin mí. Baste con decir que lo llaman "el correo del futuro" (cosa cierta a día de hoy pero falsa en cuanto el producto salga a la luz de manera oficial. Breve Veritas). Nada más recibirla me puse a ver el vídeo con la presentación de la versión beta actual y me he quedado realmente impresionado con las posibilidades que ofrece. Entre ellas (aunque no los las más representativas) ponían ejemplos de traducción simultánea a otros idiomas y la capacidad de insertar documentos embebidos (pdf's, vídeos...). La verdad es que, a día de hoy, este correo del futuro me permite hablar solamente con cuatro personas y hay una de ellas a las que no conozco. Y la herramienta de traducción simultánea debe estar aún en desarrollo, porque no la he encontrado por ninguna parte. Finalmente he usado el GW para chatear un rato (de una forma bastante divertida) con un amigo que vive aquí al lado al que vi ayer, al que he vuelto a ver un par de horas después y al que volveré a ver mañana.

Por otro lado, precisamente ayer recibí un paquete por correo. Me refiero al correo clásico, al de avión-tren-camionetaamarilla. En fin, "el correo del pasado". Se trataba nada menos que de una carta de mi amigo el Uzbeco al que estuve ayudando con su tesis hasta el final. Resulta que, con la carta manuscrita, me había adjuntado un documento: Un libro de Honoré de Balzac en versión alemana que me regala por mi ayuda con su tesis. Nada más recibirlo comencé a leer la carta, que está redactada en inglés y con los renglones caídos a medida que avanza cada carilla.

No he podido evitar sorprenderme un momento por el contraste de estas situaciones: El correo del futuro me permite hablar en la web con mi vecino al que veo a diario y no tiene la herramienta de traducción que todos esperamos que nos una sin necesidad de aprender idiomas, mientras que por el arcaico correo tradicional un uzbeco escribe en inglés a un español una carta con el libro de un francés en versión alemana. Una paradoja ante la que mi corazón clásico y enamorado del susurro del papel (perdonad que me enternezca en público) no puede dejar de sonreír.

4 comentarios:

Alberto dijo...

Como profesional en la materia, te digo ya que habría que investigar bien lo del traductor simultáneo por varias cosas. El traductor de Google está "bien" porque no usa un diccionario sino una base de datos de traducciones, por eso venden lo de que puede traducir de forma precisa (igual que lo de que corrige las faltas conextualizándolas) aunque por experiencia sigue haciendo alguna que otra cagada garrafal aunque sea de inglés a español. Además sigue habiendo problemas entre los idiomas de distintos métodos de escritura, estructura gramatical, etcétera. Entre lenguas europeas que son más o menos cercanas si es más "plausible" pero traducir del japonés (y sigo hablando con conocimiento de causa) al castellano por ejemplo, sigue siendo bastante complicado y me gustaría ver a mi eso bien hecho. Y me imagino que a nivel de empresa no interesa una Wave-o-conferencia con los inversores japos si no te entienden en condiciones.
Otra cosa que vi en la demo que me espinó un poco es que al parecer (o al menos de momento) no está implementado el corrector y el traductor juntos, lo cual es una cagada porque una letra mal puesta te jode la frase y vuelve loco al traductor.
Otro problema es que o hablas en un castellano perfecamente correcto o no te entiende: no creo que le puedas decir a tu amigo Ping Xao, "aro cohone" o "taluego mostro" sin que se le queden los ojos como un conejo cuando le dan las largas al leerlo "en chino".

La verdad es que por el video el Google Wave este promete bastante pero esto es como to... a ver cuanto tarda en hacerse un estándar (si llega) porque la verdad es que parece muy buena herramienta tanto a nivel de usuario como a nivel de empresa, pero hasta que eso se extienda de forma razonable... me veo como tu, hablando con mi colega el del cuarto de al lao y gritandole cosas a lo "zulo plagado de humo con olor a sobaca mora y frikis gritándose "cabrón que estoy en tu equipo" mientras juegan al Counter Strike".

Ahí queda eso
P.D. Grande tu amigo el uzbeco.

Jibarito dijo...

Jaja, tienes toda la razón. Yo no soy ningún entendido en la materia, pero siempre he tenido interés por el tema de la traducción automática.

Como profesor de idiomas que he sido, tengo muy presentes las dificultades de las buenas traducciones y sé que, si bien hay una gramática oficial y estándar que se puede esquematizar para automatizar traducciones (aún eso no es fácil), también es cierto que cada lengua tiene montones de excepciones que rompen sus propias reglas, expresiones iguales que cambian de sentido dependiendo del contexto y otras que no siguen ninguna regla gramatical en absoluto ("it's worth it"), niveles de redundancia distintos, elipsis de ciertos sintagmas...

En fin, lo del chino ya puede ser morirse.

No había pensado en los problemas que comentas sobre la influencia de los errores de escritura (o gramática o puntuación...) en las traducciones... En fin, ánimo a los que os dedicáis a eso. Tenéis un trabajo bien difícil.

Gracias por tu comentario y, por cierto, no tengo acceso a tu perfil. Si tienes algún blog sobre traducción automática ponme un enlace, me encantaría echarle un vistazo.

P.D. Sí que es grande mi amigo el uzbeco; en todos los aspectos.

Alberto dijo...

No tengo un blog sobre traducción automática pero siempre que encuentre algo interesante lo publicaré en este:
http://rockstarwannabe.wordpress.com/

Alberto dijo...

Igual te interesa esto que he escrito hace un rato :P

http://rockstarwannabe.wordpress.com/2009/11/15/a-veces-me-siento-como-spider-man/